Boda simbólica

El matrimonio simbólico es cuando la pareja recurre solamente a su compromiso interno y le otorga todo el protagonismo al amor que se profesan mutuamente.

Sin ningún tipo de papel, los novios se prometen amor eterno.

La boda simbólica se puede llevar a cabo en la playa, en un lago o en una montaña. El ministro de fe puede ser un guía espiritual, un teólogo o la persona que los novios deseen. El rito podrá ser bajo las tradiciones o creencias culturales que los novios quieran. La recepción podrá ser enmarcada bajo la tradición escogida, por ejemplo, celebración indígena, celta, hindú, etc.

La Wedding Planner indicará a los novios según la tradición escogida, desde el vestuario, catering, hasta la decoración y la música.

Esta boda está marcando una tendencia importante en los últimos años con las nuevas generaciones pues se crean momentos auténticos e innovadores junto a la creatividad de los novios.